jueves, 6 de enero de 2011

El derecho a la salud es el más radical de todos los derechos humanos

El derecho a la salud es el más radical de todos los derechos humanos.

La Estadounidense Alicia Ely, abogada de la Universidad de Harvard, es entusiasta cuando habla sobre el derecho a la salud, y sobre el derecho de todos los habitantes del mundo para tener una buena vida. Ella sueña con un mundo mejor. En su visión de los derechos humanos, considera que deben formar un marco para la elaboración de las políticas de salud y los servicios de salud, independientemente de las fronteras nacionales.

- El mundo sería radicalmente diferente si tratamos de salvaguardar los derechos humanos y los derechos que son ratificados en las convenciones internacionales de las Naciones Unidas. Es importante destacar que la injusticia y el sufrimiento padecido por las personas en los países pobres no es sólo una tragedia,  también profundamente injusta, dice.

Quiere más presión.

El derecho a la salud es ratificado en varios acuerdos internacionales de derechos humanos y en las constituciones de muchos Estados. El derecho a la salud no es sólo trata acerca de tratar  a las personas por sus enfermedades. En el año 2000, el comité de la ONU para los derechos económicos, sociales y culturales corregió ese entendimiento en un comentario que especifica que el derecho a la buena salud trata también sobre el acceso al agua potable, el acceso a la alimentación, condiciones de vida seguras y un ambiente de trabajo seguro. Es obvio para todos que de acuerdo a las a emisiones de noticias y a los periódicos "que tenemos un largo camino por recorrer."

- Los estados no están garantizando una distribución equitativa de los medios o  factores que que permitab decidir sobre el estado de salud de las personas. Noruega es tal vez uno de los pocos países que casi lo ha logrado, dice Yamin.

Yamin cree que más hay que es necesario presionar a los países que no logran ayudar a sus habitantes, con medidas más fuertes que las leyes internas, y la lucha por un sistema adecuadode salud, se debe buscar en varios frentes. Ella admite que esto es difícil, "pero no creo que sea imposible".

- Este es el reto - "para ser capaz de imaginar otro mundo", dice.

Investigación en la práctica

Yamin no tiene miedo de admitir que los resultados de investigación son a menudo difíciles de separar de la política.

- La investigación debe, por supuesto, ser independiente y debe seguir criterios estrictos, académicos. Pero los resultados de la investigación tendrán implicaciones políticas. Debemos utilizar los resultados de la investigación para desarrollar estrategias para la mejora de la salud y presionar a los gobiernos a tomar las decisiones correctas. Se trata de convertir las políticas de salud en los derechos sociales y legales.

La fe en el capitalismo

La línea divisoria entre los derechos humanos positivos y negativos es un reto cuando se trata de compartir las cosas de manera justa, de acuerdo a Yamin. La libertad de expresión y el derecho a participar en reuniones pacíficas y las reuniones son a la vez los derechos humanos negativos. Estos son derechos que no requieren ninguna otra acción de las autoridades. Los derechos humanos positivos por el contrario, demandan la acción del Estado . Las autoridades deben hacer un esfuerzo para garantizar que la población, por ejemplo, reciba una educación y que los servicios de salud se proporcionen.

- Muchos gobiernos actúan como si los derechos humanos negativos son los únicos derechos humanos , mientras que los positivos son considerados como parte del programa social, las necesidades públicas o simplemente los objetivos a conseguir. Esta forma de pensar es típico de neo-liberales, los paradigmas financieros, donde el Estado es un pequeño o un niño y el mercado toma la mayoría de las decisiones. Por el contrario, un profundo conocimiento de los derechos humanos exige que el estado sea más activo, expone.
Yamin y muchos otros se dio cuenta de que el colapso económico mundial de 2008, tendría consecuencias para el paradigma económico neo-liberal.

- Gran parte del problema se debió a la falta de regulación del mercado. La crisis ha puesto en muchos lugares ha incumplido con las demandas que los sindicatos y hay recortes en las pensiones. Se trata de los trabajadores que tendrán que soportar la carga y no el gobierno, la elite capitalista. Me sorprende que la crisis financiera no pueda mover la creencia en el paradigma dominante mucho más, dice ella. Esto puede encontrar explicasión en las tendencias de cambio del orden mundial que se ha manifestado en la crisis del pensamiento único, neoliberal (muy ligado a los paradigmas del Management), la desmitificación del “libre mercado”, y de los abusos ideológicos que están articulados a lo que se ha querido instituir acríticamente como las únicas posibilidades.

No del todo Negativo.

Yamin cree que la economía mundial va a cambiar, a pesar del hecho de que la crisis financiera no romper la mentalidad neo-liberal. Ella ve signos de grietas y desgarros sin embargo.

- Vamos a llegar a un punto de inflexión donde la necesidad de cambios estructurales se harán evidentes. En particular, la necesidad de regulación del sector bancario se hará evidente, dice ella.

Al mismo tiempo, señala que ha habido grandes mejoras ya que el proyecto de ley de Derechos Humanos se compone, hace casi 60 años. Los Estados ya tratan de ocultar las pruebas que han utilizado la tortura.
- Los derechos humanos han dominado los debates sobre el desarrollo y la liberación, dice Yamin.

Hay, sin embargo, todavía un gran desfase entre los discursos sobre el respeto a los derechos humanos y la práctica real. Yamin piensa que la diferencia es más notable en lo que respecta a los derechos económicos y sociales. Es fácil hablar del derecho a la salud y la educación, pero cuando se llega a esto, la voluntad política para priorizar los recursos de una manera diferente, no.

- El gran reto es convertir a los discursos políticos en la realidad, de modo que personas de todo el mundo puede disfrutar de sus derechos humanos básicos

Alicia Ely Yamin, global health and human rights fellow at Harvard Law School, outlined a "Rights-Based Approach to Health" in her comments at Beloit College on Nov. 2010. (Her comments begin at the 5:25 mark.)

Yamin is the Joseph H. Flom Fellow on Global Health and Human Rights at Harvard Law. She also serves as Special Advisor to Amnesty International's global campaign on poverty, Demand Dignity (in particular, in relation to the right to health) and as Executive Editor of the international, peer-reviewed journal, Health and Human Rights.

She appeared on campus to present the Ivan & Janice Stone Lecture, an annual lectureship named in honor of former Beloit College professor Ivan Stone, and wife Janice, also an international education advocate.
 
A continuación su participación: