sábado, 20 de noviembre de 2010

Día Universal de la Infancia - Los Derechos del Niño

«Todos hemos sido niños alguna vez. Y todos deseamos por igual el bienestar de nuestros niños, que siempre ha sido y seguirá siendo el anhelo más universal de la humanidad».
Nosotros, los niños: examen de final de decenio de los
resultados de la Cumbre Mundial en favor de la Infancia
Informe del Secretario General (A/S-27/3 )
 
Hoy 20 de noviembre se celebra en todo el mundo el Día Universal de la Infancia y el aniversario de la entrada en vigor de la Convención sobre los Derechos del Niño.

En 1954 la Asamblea General recomendó (resolución 836(IX)) que todos los países instituyeran el Día Universal del Niño, fecha que se dedicaría a la fraternidad y a la comprensión entre los niños del mundo entero y se destinaría a actividades propias para promover el bienestar de los niños del mundo. La Asamblea sugirió a los gobiernos que celebraran el Día en la fecha que cada uno de ellos estimara conveniente. El día 20 de noviembre marca la fecha en que la Asamblea aprobó la Declaración de los Derechos del Niño en 1959 y la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989.

En septiembre de 2000, durante la Cumbre del Milenio, los líderes mundiales elaboraron los ocho objetivos de desarrollo del Milenio (ODM), que abarcan desde la reducción a la mitad de la pobreza extrema hasta la detención de la propagación del VIH/SIDA y la consecución de la enseñanza primaria universal para el año 2015. Aunque los objetivos del Milenio están dirigidos a toda la humanidad, se refieren principalmente a la infancia. El UNICEF nota que seis de los ocho objetivos incumben directamente a la infancia y que la realización de los dos últimos también traerá mejoras fundamentales a las vidas de los niños y niñas. (Objetivos de Desarrollo del Milenio, UNICEF).

Ratificada en 1989 por 192 países, la Convención sobre los Derechos del Niño supuso un hito, pues desde su aprobación la infancia es considerada, no como objeto de protección, sino como sujeto de pleno derecho. Un enfoque de desarrollo basado en los derechos de la infancia contribuye a que se produzcan las transformaciones sociales, económicas y jurídicas necesarias para hacer del mundo un lugar más justo y habitable.

Sin embargo, la Convención sobre los Derechos del Niño sigue siendo un documento insuficientemente conocido y los derechos que recoge aún distan mucho de convertirse en realidad en numerosos rincones del planeta. Días como el 20 de noviembre sirven para recordar que los derechos de la infancia están ratificados pero no garantizados.

Desgraciadamente se siguen violando diariamente los derechos de millones de niños y niñas en todos los países del mundo, y son muchos los retos que quedan hoy día y que se reflejan en estas cifras:

 Casi 24.000 menores de cinco años siguen muriendo todos los días.

 Se calcula que 150 millones de niños de 5 a 14 años son víctimas del trabajo infantil.

 Solo la mitad de los adolescentes del mundo en desarrollo asisten a la escuela secundaria.

 A más de 50 millones de niños y niñas no se les inscribe al nacer, condenándolos a permanecer invisibles para el mundo.

 Más de 1.000 millones de niños viven en países o territorios afectados por conflictos armados.

 Más de 4 de cada 5 niños del mundo viven en países donde la brecha entre ricos y pobres es cada vez mayor, lo que demuestra el hecho de que alcanzar los derechos de la infancia es, en gran parte, una cuestión de equidad y justicia social.