martes, 24 de febrero de 2009

LA PRESIDENCIA DE BUSH Y LAS TEORÍAS DEL CAMBIO CONSTITUCIONAL




La Presidencia de Bush y las Teorías del Cambio Constitucional

Ricardo Arrieta Castañeda
Febrero 24 de 2009.



Keywords: executive power, constitutional change

_______________________________



La presidencia de George W. Bush fue ampliamente conocida por su expansión del poder ejecutivo. Más de unos pocos comentarios contrarían a este respecto. En el 2007 una editorial del New York Times que miraba hacia atrás por los acontecimientos desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, comenzó,-Hay demasiados momentos de estos días en que no podemos reconocer a nuestro país. El Times se refiere a la conducta ilegal de parte de la administración, motivada por el pánico después de los ataques. Una larga letanía de ejemplos seguidos que incluyen el escándalo de la prisión de Abu Ghraib, las controversias telefónicas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), la justificación de la tortura[i], el aumento innecesario en el cumplimiento de la ley de energía, las detenciones de Guantánamo, e inhumanos interrogatorios realizados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en paises extranjeros.

En los años posteriores a 9 / 11, los abogados y los juristas fueron familiarizados en similar sentido de que su universo es el vertiginoso cambio constitucional. Una guerra de duración indefinida (la guerra global contra el terrorismo)que luchó contra un oponente no estatales. El uso de la tortura y otros tratos o penas crueles, interrogatorios técnicas de las comisiones militares, y de detenciones judiciales sin revisión o análisis jurisdiccional. El uso del poder de Comandante en Jefe de poder como un sustituto de la legislación nacional. Y todo esto marcado por una falta de supervisión del Congreso y la más agresiva promoción de medidas unilaterales del poder presidencial ha visto en la historia de los EE.UU.

Posteriores han llegado fácilmente en la época post-9/11, pero no se dudará en afirmar que la presidencia de Bush fue el agente de cambio constitucional sin precedentes. Los norteamericanos han tenido una valiosa lección en el poder de un presidente constitucional para transformar el mundo que los rodea. Sin embargo, estos cambios se produjeron sin modificaciones constitucionales y, en su mayor parte, sin la intervención de la Corte Suprema. (Stephen M. Griffin).


Las Teorías del cambio constitucional se han desarrollado o construido para explicar cómo pudo suceder. La presidencia de Bush es sólo la más reciente demostración de la importancia del papel que desempeña el cambio constitucional informal en el ordenamiento constitucional Norteamericano. Es una oportunidad para aprender de las teorías del cambio constitucional, pero también es una prueba de su adecuación. Pueden las teorías existentes de cambio constitucional tenerse en cuenta para la presidencia de Bush?


Evaluaciones de los cambios puede ser relativa a una perspectiva sobre la normatativa del corpus del derecho constitucional. Asumimos que las críticas a la administración Bush eran correctas en su conclusión de que una serie de políticas implementadas desde el 9/11 fueron salidas desde el statu quo en el sentido de que eran ilegales o inconstitucionales y los argumentos a su favor eran pocos. Esto permite el desarrollo de la discusión sin tratar las bien gastadas controversias sobre temas como la tortura y las garantías negativas de seguridad.Hubo varias grandes áreas de controversia entre los defensores del gobierno de Bush y sus criticos. Esto se justifica con el propósito limitado de demostrar lo que las teorías del cambio constitucional puede contribuir a nuestra comprensión del sistema de normas constitucionales.


Con esta importante salvedad, argumentar que una teoría del cambio constitucional que se centra en cómo la Constitución se aplica por las instituciones a través del tiempo en medio de las tensiones entre la escrita y la -no escritas, lo jurídico-político, ofrece un mejor enfoque a la comprensión de la presidencia de Bush que las principales alternativas teoricas. Las teorías ofrecidas por Karl Llewellyn, Bruce Ackerman, y Jack Balkin, Sanford Levinson y Keith Whittington no son útiles para explicar el fenómeno de la presidencia de Bush y, por tanto, incompletas. La presidencia de Bush después del 9/11 se asemeja a ver una película con sorprendentes efectos especiales. Nuestra postura no se fundamenta o no es simplemente una inventiva a partir de interpretaciones constitucionales. El despliegue de nuevas estructuras institucionales en el interior de la rama ejecutiva. Al mismo tiempo, la invocación del texto de los poderes del presidente, tales como su posición como Comandante en Jefe, era claramente un arma fundamental en el arsenal de la administración. La fascinante mezcla de la agresiva utilización de los poderes del texto constitucional, las nuevas estructuras institucionales y la interpretación creativa para impulsar el cambio constitucional reivindica, en muchos aspectos, la teoría que se ha esbozado o que se ha sugerido.


Un presidente puede ignorar las leyes sancionadas por el Congreso. Si al presidente se le permite hacerlo sin ser enjuiciado, ello implícitamente implica arrojar por la venta los frenos y contrapesos constitucionales y coloca en efecto al país en el sendero de una dictadura. Por supuesto, violar la Constitución es más serio que violar una ley con sanciones penales, pero curiosamente, en los Estados Unidos, los presidentes pueden meterse en problemas más severos por violar la ley. Así, aunque pueda parecer radical, el único modo de evitar que futuros presidentes, incluido Obama, capitalicen los precedentes ilegales e inconstitucionales de Bush para expandir la autoridad ejecutiva hacia la dictadura es investigar, enjuiciar y desacreditar a estos abusos del Poder Ejecutivo. (Ivan Eland). Las más importantes formas en que la administración Bush ha cambiado el orden constitucional son suficientes para permitir la revisión de las principales teorías del cambio constitucional, las cuales no logran proporcionar explicaciones satisfactorias de la presidencia de Bush.La Teoría del Cambio Constitucional (Teoria Institucional)brinda o permite establecer un contexto para la comprensión de los cambios constitucionales ya que su argumento proporciona una explicación más satisfactoria de la presidencia de Bush que las alternativas.

CONCLUSIÓN


La presidencia de Bush puede ser vista como una prueba de las teorías del cambio constitucional informal. El reto consiste en explicar la importancia cómo un cambio constitucional contrario a los anteriores acuerdos legales puede ocurrir tan rápidamente y sin un debate público. Las principales teorías existentes no son útiles para explicar la presidencia de Bush, porque no están en sintonía con la complejidad institucional de cambio informal. Además, algunas de las principales teorías, tales como los ofrecidos por Llewellyn y Ackerman, están agobiados por la necesidad de demostrar, que el aprobar cambios que tienen el mismo estatuto jurídico como el artículo V enmiendas y decisiones judiciales. Lo que necesitamos es una institución basada en la teoría que explica la interacción entre las raíces de los poderes en el texto de la Constitución y las prácticas constitucionales e instituciones que han desarrollado a lo largo del tiempo. Además, no podemos entender correctamente cambios informales drásticamente a menos que distinguir entre el ámbito de la Constitución legalizado, donde las pruebas legales relativas a la reforma constitucional puede funcionar de forma eficaz, y el ámbito de la política -Constitución, donde no se dispone de pruebas. Como consecuencia de ello, la teoría desarrollada ofrece una explicación de cambio más útil en la presidencia de Bush. También nos pone en condiciones de hacer cuestionamientos más interesantes. En ningún orden particular, aquí están unos pocos. En primer lugar, debemos considerar la idea de que el hambre de poder de los presidentes (y vice-presidentes) no son la única causa de los abusos de poder ejecutivo. ¿Es posible que la propia Constitución está contribuyendo a las situaciones que se traducen en abusos de poder? Las causas de los abusos de poder puede ser, al menos en parte interna del sistema constitucional en lugar de externos.[ii]


También debemos empezar a hacer algunas duras preguntas sobre el supuesto consenso sobre “la presidencia imperial” en contra de la Constitución. Reagan y Bush II son presidencias que sugieren fuertemente que muchos estadounidenses no ven nada malo en la Presidencia como un contrapeso cada vez más poderoso frente a un peligroso mundo. Existe así la oposición y el apoyo a la presidencia imperial, sus opositores se muestran como tales por ser presidentes imperiales sin llegar a la cuestión subyacente, como más bien criticar a los republicanos cómo ser conservadores. Esto también podría sugerir que la Constitución no fue diseñada para hacer frente a un mundo peligroso permanentemente.


Por último, y más radical, los riesgos reales que plantea el a veces demasiado fácil proceso de cambio informal sugiere que los estadounidenses deberían reconsiderar su tendencia a rechazar la posibilidad de manejar el cambio a través de enmiendas de conformidad con el artículo V. Lo aconsejable es pensar en un cambio formal como recurso para el sistema constitucional y no un obstáculo. Proponer modificaciones para certificar el aumento de poder presidencial, al menos tiene el mérito de promover la discusión y deliberación. Sino que también obligan a reconsiderar muchas cuestiones, los valores y las justificaciones. Evitar el cambio oficial hace la vida más fácil a la ciudadanía y también evitaría crear más dificultades graves a quienes se les pide servir a su país.

[i] Dick Cheney todavía sostiene que la administración Bush no torturó a nadie. Pero la definición del vicepresidente de ese término es escueta y, si, torturó. Ahora que incluso Susan J. Crawford, la funcionaria senior de la administración Bush a cargo de las comisiones militares irregulares de la administración, utilizó la palabra “tortura” para describir lo que la administración le hizo a un prisionero, la administración admitió la comisión de un crimen de guerra conforme el derecho internacional. Por lo tanto, una investigación criminal debe ser lanzada porque las mismas técnicas utilizadas contra ese prisionero—aislamiento, privación del sueño, amenazas con perros de ataque, exposición prolongada al frío y humillaciones sexuales y de otra clase—fueron empleadas contra muchos otros detenidos en custodia de los EE.UU.. Y la investigación debe involucrar a todos los funcionarios relevantes, incluidos George W. Bush y Dick Cheney. Asombrosamente, Bush admitió recientemente que él había aprobado todas las técnicas “extraordinarias” utilizadas contra los detenidos. Los Estados Unidos han cometido actos ilegales de tortura antes—por ejemplo, durante la contrainsurgencia filipina a comienzos del siglo pasado y por parte de la CIA durante la era de Vietnam—pero este episodio es único y peligroso debido a que el presidente ha admitido que contaba con su aprobación. Por lo tanto, no solamente un funcionario de la administración ha admitido un crimen de guerra sino que también lo ha hecho el presidente. El “waterboarding”— hacer sentir al detenido que se está ahogando—no fue mencionado por Crawford en el caso de ese prisionero en particular, pero la administración lo ha utilizado contra al menos tres detenidos de alto perfil, y ha sido considerado un crimen de guerra durante siglos. Las técnicas de interrogación que el presidente Bush admitió aprobar incluían el “waterboarding”. Bush efectuó esta confesión para defender descaradamente su historial sobre el tema y probablemente se creyó seguro al hacerlo en virtud de que se siente inmune a un enjuiciamiento. Después del horrible e inconstitucional precedente de Gerald Ford de perdonar a Richard Nixon incluso antes de que pudiese ser acusado por su delitos en el caso Watergate (la Constitución sostiene que usted debe ser condenado por un delito antes de ser perdonado), no puede culparse a los presidentes y ex presidentes por sentir que son inmunes al enjuiciamiento. Esto demuestra los perniciosos efectos de un pésimo precedente anterior.

[ii] Existe una investigación y posible enjuiciamiento de Bush por violar intencionalmente otro estatuto con sanciones penales—la Ley de Vigilancia del Espionaje Extranjero (FISA como se la conoce en inglés). La ley sostenía que todo el espionaje sobre aquellos que viven en los Estados Unidos se realizará con una autorización obtenida del tribunal secreto de la FISA. El presidente Bush deliberadamente despreció a la ley y la Constitución (la Cuarta Enmienda en el Bill of Rights implica que esas autorizaciones son necesarias para todas las requisas, sin mencionar ninguna excepción para los casos de seguridad nacional) al no procurar autorizaciones y seguir ignorando la necesidad de hacer esto incluso después de quedar públicamente expuesto. Bush perpetró este crimen y luego lo defendió haciendo referencia a una teoría expansiva del poder presidencial denominada la teoría del ejecutivo unitario. Bush considera que en épocas de guerra (la legitimidad de esta denominación está también sospechada porque, después del 11/09, ninguna declaración de guerra contra bando alguno jamás fue aprobada por el Congreso), un presidente puede ignorar las leyes sancionadas por el Congreso. Si al presidente se le permite hacerlo sin ser enjuiciado, ello implícitamente implica arrojar por la venta los frenos y contrapesos constitucionales y coloca en efecto al país en el sendero de una dictadura.