domingo, 24 de julio de 2011

John Ruggie sobre Empresas Transnacionales y los Derechos Humanos


John Ruggie, Representante Especial de Naciones Unidas sobre Empresas Transnacionales y Derechos Humanos difundió su informe, en donde recomienda a las Naciones Unidas promover un nuevo marco normativo internacional basado en la protección, respeto y remedios efectivos, que permita incidir y controlar a las empresas en materia de derechos humanos.

Ruggie considera que los órganos internacionales de derechos humanos pueden desempeñar un papel más importante para el efectivo cumplimiento de las obligaciones estatales de protección frente a la actividad empresarial, y considera que en particular, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas puede hacer "una singular contribución para cerrar la brecha en materia empresaria y derechos humanos", si promueve este marco normativo, centrado en: el deber estatal de Proteger, la obligación empresarial de Respetar, y el fortalecimiento de los mecanismos de Reparación para las víctimas.

El informe de Ruggie surge de un proceso de investigación que se inició en junio de 2005 y que incluyó rondas con el sector privado, expertos y organizaciones de la sociedad civil. Entre las principales conclusiones de Ruggie, se pueden destacar las siguientes:

- Situación DD HH y Sector Privado: La "comunidad internacional está todavía en las primeras fases del proceso de adaptación del régimen de derechos humanos para proporcionar una protección más eficaz a las personas y las comunidades ante daños ocasionados por empresas”. (Párr. 1) y que "la raíz fundamental de los impactos de las actividades empresariales en la situación y vigencia de los derechos humanos, hoy reside principalmente en los vacíos de gestión pública creados por la globalización que dificultan la capacidad de controlar los impactos negativos de las fuerzas económicas." (Párrafo 3)

- Preocupación generalizada sobre las implicancias del sistema imperante: Ruggie destaca las preocupaciones expresadas durante el proceso de consulta, que señalan las deficiencias del sistema actual, haciendo hincapié en la falta de un enfoque sistemático y en la incoherencia respecto a la implementación de políticas afines. También, nota el frecuente conflicto de intereses entre sectores del Estado que deben promover, y al mismo tiempo regular, la actividad empresaria. (párr. 33-34)

- Necesidad de Reajuste de los Mecanismos de Acceso a la Justicia en Materia de Inversión Internacional:  Ruggie dedica una parte sustancial de su investigación para examinar las cláusulas de estabilización en los tratados bilaterales sobre inversiones, y llega a la conclusión de que tales mecanismos son, en gran medida, cerrados y no transparentes, dejando a las comunidades afectadas sin la información clave acerca de los posibles impactos de los derechos humanos de la actividad empresarial. (Párr.37) Las Agencias estatales de Crédito a la Exportación (ECAs) son también mencionadas en el informe, en referencia a las tensiones entre su papel de promotores de la inversión internacional y su deber de defender el interés público general y las obligaciones del Estado en materia de derechos humanos. (Párr. 40)

- Directrices OCDE: El informe menciona también las Directrices de la OCDE para las empresas multinacionales, indicando que "sus actuales disposiciones en materia de derechos humanos necesitan mayor especificidad” [y que] “una revisión de las Directrices … sería aconsejable ". (Párrafo 46) Ruggie aplaude los avances de algunos países que han construido equipos para revisar quejas sobre el cumplimiento de las Directrices (llamados PNCs), que incluyen representación extra-Estatal y multi-actoral, pero concluye sobre el marco ofrecido por la OCDE en material empresaria y derechos humanos, que muchos de los PNCs dejan mucho que desear respecto a los principios que deberían estar sosteniendo. "(Párr. 98)

En su informe, Ruggie proporciona a las empresas algunas recomendaciones concretas acerca de mejores practicas de respeto de los derechos humanos, instándolas a que adopten una política de derechos humanos, lleven a cabo evaluaciones de los efectos sobre las posibles consecuencias de sus actividades antes de que estas se produzcan, hagan de la política de derechos humanos una política integral desde el más alto nivel de la compañía, y realicen un seguimiento de su rendimiento.

Ruggie apela directamente a los organismos responsables, como el Consejo de Derechos Humanos, ofreciendo un plan de acción sobre recomendaciones estratégicas específicas sobre un programa centrado en tres niveles: el Deber Estatal de Proteger, la Responsabilidad Empresaria de Respetar, y la necesidad de ofrecer mecanismos de Resolución de Conflictos y Remedios.

John Ruggie sobre Prácticas Empresariales y los Derechos Humanos

En su sesión de junio 2011, el Consejo de Derechos Humanos tuvo en cuenta el apoyo formal de un estándar global para prevenir y tratar el riesgo de efectos adversos de los impactos vinculados a la actividad empresarial sobre derechos humanos. John Ruggie, profesor Berthold Beitz en Derechos Humanos y Asuntos Internacionales en la Universidad de Harvard, ha elaborado estas normas en su calidad de Representante Especial del Secretario General para los Derechos Humanos y las Empresas.

P. Háblenos de estas nuevas normas propuestas.

Ruggie: Esta es la primera vez que la ONU aprueba formalmente un conjunto de normas para regular los efectos negativos de las actividades empresariales sobre los derechos de los individuos y las comunidades. Han pasado seis años en la elaboración, hemos convocado 47 consultas internacionales, tenía un equipo de diez profesionales, más de 20 bufetes de abogados realizaron trabajos pro-bono para nosotros, y he mantenido repetidas reuniones con los gobiernos en las capitales, Nueva York y Ginebra. En la actualidad existe un consenso general en cuanto a estos principios y lo que deben hacer, así que estamos muy esperanzados de que el Consejo de Derechos Humanos en junio a su adopción.

P. ¿Cómo sería el respaldo formal de tales concepciones impacto lineamientos de responsabilidad social corporativa y su práctica en la comunidad empresarial mundial, especialmente en lo que esa responsabilidad se refiere a los derechos humanos?

Ruggie: La intención es que este es un punto focal de autoridad, tanto para los Estados y las empresas. Desde la década de 1990, el activista de la comunidad ha estado presionando por un tratado internacional que se fijen de forma vinculante las normas legales a las empresas en el ámbito de los derechos humanos y las empresas. Todos recordamos a los retos de Nike en Indonesia, Shell en Nigeria, y Yahoo en China. Por su parte, las empresas insistieron en averiguar por sí mismos forma para evitar este tipo de riesgos. Pero todo dio la vuelta a la idea de que un marco normativo común que era necesario: un punto focal de autoridad y la igualdad de condiciones, que definen el mismo conjunto de reglas para todos los jugadores. Y eso es lo que he proporcionado.

Las normas de combinar las obligaciones legales con "licencia social para operar" los requisitos, se discutieron largo y tendido con varios grupos interesados, como empresas, organizaciones no gubernamentales, y los estados. Reuniones, literalmente, con todo el mundo en todos los continentes para obtener el aporte de las comunidades locales, y probando muchos caminos de las recomendaciones presentadas.

Así, por ejemplo, una de las ideas que hemos promovido es que las empresas en determinados sectores, como la minería y el petróleo - ya que tienen un impacto enorme en las comunidades en que operan - deben establecer ​​en la comunidad los  legítimos mecanismos de queja. Si algo va mal en las personas de la comunidad se sabe a dónde ir, y que la empresa sabe cómo manejar la queja.

Se puede decir que lo realizado en el Consejo de Derechos Humanos, "Esto no es simplemente un ejercicio académico, ni tampoco es simplemente un ejercicio en la redacción de un documento. Lo que estamos proponiendo aquí ha sido rl aislamiento en sectores industriales muy diferentes, en lugares geográficos muy diferentes, y lo que estamos estableciendo es antes de que realmente se trabaje sobre el terreno."

P. ¿Cómo se trabaja en la Harvard Kennedy School, en general, y el Centro Mossavar-Rahmani para empresas y gobierno (MRCBG) en determinados informes dentro de su papel como representante especial del Secretario General para los Derechos Humanos y las Empresas?

Ruggie: La Escuela Kennedy es una maravillosa incubadora de ideas innovadoras sobre la relación entre negocios y gobierno. En HKS nos centramos en la gestión como un proceso, y el gobierno cada vez incluye no solo las entidades gubernamentales, sino también las entidades no gubernamentales, incluido el sector privado y la sociedad civil.

Mi trabajo está en el nivel global. No veo que los límites se desdibujan, no sólo las fronteras geográficas, pero las distinciones fundamentales: la distinción entre lo público y lo privado, la distinción entre lo nacional y lo internacional. Trabajamos cada vez más en la intersección de todas esas, porque ahí es donde el endeudamiento es para identificar y aplicar soluciones innovadoras.

Aquí en la Escuela Kennedy nos centramos en nuestras investigaciones, discusiones, y la dirección de la enseñanza de este tipo de desarrollos. Así que se apoyan esencialmente en la experiencia de ser un miembro de la facultad en la Escuela Kennedy en la generación de ideas por mi trabajo en la ONU - y yo llevando el trabajo de la ONU en el aula. Esto tiene que ver con la reducción del mundo de la política práctica con el mundo académico, que es uno de los principales objetivos de la formación de la Escuela Kennedy para los estudiantes.

P. Hay críticos que dicen que la responsabilidad social y los derechos humanos no son preocupaciones del sector privado. ¿Cómo responder a estas críticas?

Ruggie: Bueno, eso es una pregunta que se responde sorprendentemente fácil. Uno de los proyectos que hemos llevado a cabo durante los últimos años es algo que nosotros llamamos Hemos trabajado en estrecha colaboración con las empresas más activas en el sector extractivo y en el sector de infraestructura "El costo de los conflictos con las comunidades." - Hemos estado pidiendo a las empresas mirar en sus propios libros para saber lo que les cuesta hacer las cosas mal.
 
Los resultados han sido absolutamente asombrosos, no sólo para nosotros sino también para las propias empresas. Nos encontramos en la industria del petróleo, por ejemplo, la cantidad de tiempo que se tarda desde la etapa inicial de conseguir un permiso para perforar, a la vez que la primera gota de aceite que sale de la tierra se ha duplicado en los últimos diez años. Que eleva los costos. El factor más importante que la conducción es la comunidad. Le pedimos a las empresas mirar más allá en esta "partes interesadas relacionadas con el riesgo." - "¿Qué te cuesta, porque las tuberías están siendo voladas? ¿Qué te cuesta, porque la única carretera de acceso a una mina está siendo bloqueada por una comunidad durante una semana, dos semanas o tres semanas a la vez? "La ironía es que las empresas no saben las respuestas a esas preguntas, porque los costos están a cargo de las unidades de negocio individuales y absorbe los costos de operación. Nunca son agregados. Tuvimos un informe de una empresa que en el transcurso de un período de dos años pagó $ 6,5 mil millones a los grupos de interés relacionados con el riesgo. Esto fue en un momento en que su beneficio anual fue de $ 20 mil millones.
 
Gestión gritó en el cielo cuando vieron eso y dijo: "Tiene que haber una mejor manera, ¿puede ayudarnos a identificar los medios viables para evitar este tipo de riesgos?" Y así, la respuesta a la pregunta que usted plantea, "¿Por qué debe ser este de interés para las empresas? "Es porque tiene sentido para las empresas que se trate, y porque al fin y al cabo también es lo que hay que hacer.
 
El Negocio está en el negocio de hacer negocios, en las empresas no está el negocio de dañar los derechos humanos. "¿Cómo podemos limitar los efectos perjudiciales de nuestro negocio en los derechos humanos, y cómo podemos aumentar los efectos positivos que tenemos en materia de derechos humanos?" Y así he proporcionado las herramientas para la gestión de los problemas mediante el desarrollo de lo que yo llamo un proceso de derechos humanos, la debida diligencia por la cual las empresas pueden anticipar los probables efectos negativos, ayudarles a desarrollar estrategias de mitigación, y en el otro extremo del proceso establecer los mecanismos de queja para que si algo sale mal no hay un mecanismo de respuesta en el lugar, antes de desembocar en quejas o demandas  e importantes campañas  legislativas.
 
P. ¿Hay algo más que no han cubierto que le gustaría añadir?
 
Ruggie: Hay una cosa que es importante tener en cuenta: este proceso de desarrollo de estas normas internacionales ha venido en dos fases. En primer lugar, se ciñó simplemente a identificar un amplio marco de política, presentado en el 2008. El marco se basa en tres pilares: el deber estatal de proteger contra los abusos a los derechos humanos por parte de terceros, que incluye negocios, la responsabilidad empresarial de respetar los derechos humanos, lo que significa actuar con la diligencia debida para evitar los efectos nocivos, y la necesidad de que las víctimas tengan mayor acceso a un mayor recurso.
 
Este marco fue aprobado por el Consejo de Derechos Humanos en 2008, y se me pidió entonces que salir y volver con recomendaciones concretas y específicas para la aplicación de ese marco. Eso es lo que he estado haciendo los últimos tres años. Pero se me pidió también a promover el marco en el mundo en general.
 
Así que una de las cosas que he hecho es ir a otras instituciones internacionales, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en París, que tiene un instrumento llamado "Directrices para Empresas Multinacionales", y que ha trabajado de cerca con ellos para conseguir que incorporaran nuestros Principios Rectores en su instrumento. Ese proceso se ha completado.

Hemos hecho lo mismo con la Organización Internacional de Normas. Ellos han desarrollado un nuevo estándar de responsabilidad social (ISO26000), que incluye un capítulo de derechos humanos que se obtiene directamente de nuestro trabajo. También he estado trabajando con la Corporación Financiera Internacional, que está revisando sus normas de funcionamiento, y así sucesivamente.

He trabajado con la comunidad de inversores socialmente responsables para lograr que la adopción de estas normas como parte de sus dispositivos de detección social. Y he promovido el marco y los principios rectores de las empresas privadas. He estado en una gran conferencia en Atlanta, que fue organizada por Coca-Cola y co-patrocinada por la Cámara de Comercio de EE.UU. y el Consejo Internacional de Negocios de EE.UU. sobre la forma de implementar esto en el contexto de la empresa.

Así que lo que hemos hecho, incluso antes de que el proceso de los Derechos Humanos de las deliberaciones del Consejo se completara, fue asegurarse de que otras entidades que tienen influencia y se dediquen a este espacio de adoptar el mismo conjunto de normas. Por lo tanto, por primera vez, hay una convergencia de normas y un campo común, igualdad de condiciones en el negocio y la esfera de los derechos humanos, que enviará señales más fuertes del mercado a las empresas, los estándares en torno a que las expectativas y las actividades deben converger, porque tiene el fuerte respaldo de la comunidad internacional, incluso por la propia empresa.





Informe del Representante Especial del Secretario
General para la cuestión de los derechos humanos y
las empresas transnacionales y otras empresas,
John Ruggie.

Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos:
puesta en práctica del marco de las Naciones Unidas para
"proteger, respetar y remediar".
Informe del Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los derechos humanos y las em...