jueves, 4 de junio de 2009

LOS DERECHOS PLANETARIOS

LOS DERECHOS PLANETARIOS
Image and video hosting by TinyPic
El profesor José de Jesús Covarrubias Dueñas nos ofrece una interesante e importante propuesta que aquí tratamos de sintetizar. Ella consiste en el planteamiento de los Derechos Planetarios. El profesor Covarrubias parte del fundamento de que todo ser humano es igual, es parte de la raza planetaria debe vivir en armonía con los demás seres vivos, el planeta es nuestro espacio natural no son propiedad de nadie.

La raza humana tiene un hogar común: nuestro planeta. Cada ser humano es la síntesis dialéctica y biológica de componentes de Carbono, Hidrógeno, Oxígeno y Nitrógeno (CHON); de diversas especies vegetales, animales y de toda una cadena interminable de seres interrelacionados mediante ácidos desoxirribonucleicos que los hacen miembros de un mismo género de vida con diversas especies. La especie humana es una misma.

Según el profesor José Covarrubias, las personas, al tener necesidades comunes: agua, aire, comida, vestido, vivienda, empleo y demás; nos hemos convertido, de manera irracional, en forma indebida, en un animal depredador y respecto de nuestra especie en el peor enemigo, pensando, que es más inteligente. La necesidad ha movido, en gran medida, el desarrollo de la inteligencia, de la ciencia, la tecnología y la cultura; sin embargo, en la actualidad, abundan “necesidades superfluas”, hemos creado, a través del mensaje subliminal o propaganda comercial, sensaciones antinaturales en las personas, lo cual ha propiciado un consumismo depredador que está acabando con el planeta. Dentro de las necesidades superfluas y antinaturales, destaca la de tener poder, en cualquiera de sus formas, para someter en lo material y en lo ideológico a las razas humanas. Dichos controles se han ido perfeccionando y mezclando con los avances de la ciencia y la tecnología.

Así, quienes controlan el poder en el planeta, están equivocados, están destruyendo el planeta, depredando el entorno, especies vivas, al mismo hombre y a sí mismos. Por tanto, en la apertura de un nuevo siglo y milenio, convendría hacer un balance de lo hasta aquí actuado.

Uno de los temas fundamentales es que los seres vivos tenemos necesidades vitales y cuya satisfacción, requiere de una organización social; de aquí, ¿quién debe dirigir las agrupaciones humanas y a la raza en general? Considera el profesor Covarrubias que entre los individuos, como entre los países o superestructuras estatales, bloques económicos o políticos de naciones, no ha existido una democracia entendida como la construcción de acuerdos, pactos, convenios o contratos sociales en los que participen todas las personas, grupos o clases sociales que integran una Polis, Comunidad, República, Municipio o Estado. Ahora el hombre es un objeto de consumo: esclavo del placer y de sus instintos, que vive en un proceso de degradación y depredación planetaria. En la actualidad, elites económicas son las que detentan el poder y manipulan a los gobiernos, conducen la explotación de los recursos humanos y naturales del planeta hacia sus intereses, lo cual es contra la propia naturaleza humana y del planeta.

Concluye el profesor Covarrubias que por lo anterior, la raza planetaria no debe seguir permitiendo que unos cuantos deterioren nuestra gran nave espacial. Las armas, guerras, contaminación y demás acciones, deben ser eliminadas, corrigiendo nuestros círculos viciosos en virtuosos y evitar que las personas maten a sus congéneres, a especies que están en proceso de extinción. En caso de que así sucediese, la raza planetaria deberá de evitar dichas acciones, o usos de objetos indebidos; lo cual no implica la eliminación de personas, sino su anulación, pero a través de todo tratamiento humano y digno para cualquier persona.

Los círculos virtuosos que debe emprender la raza planetaria, son todos aquellos que desarrollen de manera armónica e integral sus facultades en armonía a la naturaleza del planeta y del cosmos. Así, los usos de la ciencia y de la tecnología deben ser en beneficio del interés general planetario y sus inversiones y resultados, deben ser utilizados en el mismo fin. Por lo anterior, todo acaparamiento o monopolio que atente contra la dignidad de las personas planetarias, sus recursos humanos, naturales, el planeta y el cosmos; deberá ser evitado, prevaleciendo el interés general, en armonía a la naturaleza humana y planetaria, sobre cualquier otro.

Por lo tanto, el profesor Covarrubias formula la presente

DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS PLANETARIOS:

1. Todo ser humano es igual, es parte de la raza planetaria y cualquier tipo de barrera, obstáculo, norma u objeto cultural que atente su dignidad de persona planetaria será eliminada y desconocida por todo ente dotado de razón en igualdad de circunstancias.
2. Toda persona planetaria debe vivir en armonía con los demás seres vivos, su planeta y el cosmos; cualquier conducta, acción u omisión en contra de dicha naturaleza, será contraria a la raza planetaria y se considerará como un acto hostil a dicha raza planetaria, la cual, en conjunto se coordinará para evitar dichos males.
3. El planeta y sus partes, no son propiedad de nadie, el planeta es nuestro espacio natural, ya que hemos sido creados para habitarlo; por tanto, las personas y agrupaciones se organizarán mirando siempre por los valores, principios e intereses planetarios. Cualquier persona o agrupación humana que atente contra dichos valores de la raza planetaria, será sometido a los intereses generales, en armonía al planeta y al cosmos.
4. Toda persona planetaria, tiene la obligación de proteger a sus congéneres, a las especies vivas del planeta y a evitar cualquier daño al planeta y a su armonía dentro de nuestro cosmos, así, se deben crear los círculos virtuosos y cultura adecuada al desarrollo armónico e integral de la raza planetaria.
5. Las organizaciones políticas y sociales deben tener como finalidad la protección de la raza planetaria, sus especies y entorno; el planeta mismo y de todo lo señalado, que guarde armonía en su cosmos. No será considerada legítima en su actuar, cualquier persona física, jurídica u organización política o social que atente contra las personas planetarias, sus especies vivas y al planeta en relación al cosmos.

BIBLIOGRAFÍA:

José de Jesús Covarrubias Dueñas. LOS DERECHOS PLANETARIOS. LETRAS JURIDICAS NUM. 8, PRIMAVERA DEL 2009, ISSN 1870-2155. Universidad de Guadalajara, México.

No hay comentarios: