jueves, 11 de diciembre de 2008

El Derecho y el Abogado en la Cultural Popular



El Derecho y el Abogado en la Cultural Popular

Ricardo Arrieta Castañeda

Santa Marta, diciembre 11 de 2008.

Hoy por hoy, el estudio del Derecho en las Universidades involucra, principalmente, un acercamiento a los textos que contienen la Ley, la Doctrina y la Jurisprudencia; la adquisición de habilidades analíticas y lógico-formales que permitan aplicar el Derecho al caso concreto y una cierta capacidad persuasiva.

Resulta interesante el aporte que hacen los editores de "El Derecho es un Arte", donde señalan que más allá de la narrativa propia de las historias relacionadas a los casos que llegan a nosotros, las ficciones relacionadas al mundo del Derecho no son necesarias, al parecer, para comprender "el mundo" del Derecho: la inmensa cantidad de obras de ficción que contienen historias que lidian con temas legales no son objetos de estudio en las escuelas de Derecho.Existen razones obvias para desdeñar los distintos tipos de productos culturales que se refieren al Derecho y sus actores:1) al contrario de la Ley, la Doctrina y la Jurisprudencia, no son obras primarias que contengan el Derecho tal cual existe en una cultura determinada; además quitan tiempo de estudio al riguroso Canon Legal,2) escapan a nuestro control hermenéutico, es decir, no son suficientemente “precisas” para ser estudiados y3) parecen más bien un objeto de entretenimiento o curiosidad periférica sobre la Ley que un objeto "serio" para los estudiosos del Derecho.Ahora bien, podemos cuestionarnos: ¿Por qué existe un insaciable apetito por historias de ficción que involucran al mundo de los abogados y la ley?, y es que ¿Cuál es el afán de ver instancias que involucran a la Justicia en el cine, la literatura o la TV?.Desde esas inquietudes podemos plantearnos las siguientes directrices de estudio:¿Cómo son percibidos los abogados en la cultura popular y, por tanto, cuál es la relación entre ficción y realidad en la vida del abogado?; ¿Cómo ve la Literatura, o el Cine al Derecho y a las instituciones legales?; ¿Cómo son tratadas las pasiones humanas y la condición humana en el Derecho y en estos productos culturales? o ¿Cómo estos usan al Derecho como fuente de estructuras y temas?De esta forma, reconstruir nuestra imagen desde la ficción, tal y como es vista y almacenada en la cultura popular, nos permitiría entender (entre otras cosas) cuáles son las problemáticas que giran en torno a la vida del abogado y en qué medida se cumplen los ideales de Justicia relacionados al ejercicio del Derecho. Así, podemos vislumbrar qué significa ser un abogado y hacia donde se dirigen nuestras vidas si elegimos al Derecho como profesión. Acercarse detenidamente a la ficción legal nos muestra, además, como la vida del Abogado se enriquece o empobrece en distintos aspectos según la mismísima cultura desde la cual surge y, finalmente, desarrolla la apreciación del estudiante sobre el impacto de la ley en la sociedad y como responder de mejor forma a él.Pero no solo eso. Todos los productos culturales, incluido el Derecho, comparten cierto objetivo de ser posibles actos comunicativos para sus destinatarios. Desde ese sencillo hecho pueden investigarse las relaciones de estructura, forma, estilo, organización o transmisión que cada expresión cultural utiliza y sus verdaderos alcances en la efectiva comunicación entre autores y destinatarios. De esta forma, podemos enriquecernos de tales expresiones, mejorando nuestra forma de comunicar nuestro lenguaje, excesivamente técnico y erudito, o incluso mejorar nuestra capacidad interpretativa sobre la Ley.En definitiva, decimos que los textos de García Márquez, Camus, Kafka, Cervantes, Dostoevsky, Pedro Prado, Platón, Shakespeare etc.; o las series de TV como Ally Mcbeal, Boston Legal, Caso Cerrado (y todas sus variantes nacionales), Los Simpsons; o películas como El Padrino, El Chacal de Nahueltoro, El Abogado del Diablo, Matar a un Ruiseñor, Matchpoint; o los Refranes populares; o la infinidad de Chistes sobre abogados; o los Comics, etc.; se vuelven material valioso para la educación del estudiante de Derecho que quiera entender de mejor forma qué es lo que hace o hará en el futuro, o desee mejorar otro tipo de habilidades que no son desarrolladas en las distintas escuelas del país. Bajo estas premisas, presentaremos a Uds. una serie de trabajos que se encaminen a la respuesta de las preguntas propuestas o al planteamiento de nuevas inquietudes que expandan el horizonte del Derecho más allá de sus limitados confines actuales. Esperemos que les gusten y los comenten en su debida oportunidad, más aún, los incentivamos a que emprendan también estas actividades. Ya que, por último, lograremos siquiera entretenernos y jugar con nuestros conocimientos. ¡Saludos!___________________

Algunas referencias que hace este texto pueden encontrarse en:


Justicia Poética – Martha Nussbaum

The Literature of Law – Costas Douzinas
Derecho y Literatura - William Domnarski

Sueños Poético-Legales - Bernhard Grossfeld

No hay comentarios: